jeans-moda-macondo-mujer-bogota-facial

El orden de los factores si altera el resultado cuando de tratamientos faciales se trata

El orden de los productos en el que se aplican los productos de belleza sí altera el resultado del tratamiento facial.

¿Qué se aplica antes, el contorno de ojos o el serum? ¿Se debe utilizar el protector solar antes o después de la crema de día? ¿Cada cuánto tiempo debo exfoliarme o aplicar la mascarilla?

Marta Gamarra, directora de Formación de Zelens en España, despeja todas las dudas acerca del ritual de belleza diario y semanal que recaen en, si el orden de los productos altera el resultado de nuestra piel. (Tres pasos claves para mantener una piel linda y saludable)

“Aunque aplicarlos en distinto orden no influye negativamente sobre nuestra piel, el correcto uso de los productos cosméticos es fundamental para conseguir mejores resultados y mayores beneficios”, asegura Gamarra.

Paso a paso

Sin embargo, indica que en la rutina diaria del cuidado de la piel hay pasos que no se deben descuidar como la limpieza. “Sin limpieza no hay belleza”, afirma taxativa.

“Este es, quizás, el paso más importante de todos a la hora de conseguir una piel limpia, sin imperfecciones y libre de impurezas”, asegura y añade que es “fundamental para que así se absorban todos los principios activos que se aplicarán posteriormente”.

Tras la limpieza, el segundo paso a seguir sería la aplicación de un serum. La especialista de Zelens explica que, aunque este producto está incorporado a la rutina de la belleza, aún existen personas que no saben para ‘qué sirve y cuándo se aplica’.

Gamarra indica que un serum facial es un suero rico en principios activos concentrados que tienen una alta capacidad de penetración y que ayuda a potenciar el tratamiento que vamos a aplicar a continuación.

Nunca solos

“Los serums nunca deben aplicarse solos, siempre hay que complementarlos con el ritual de belleza habitual”, asegura.

Tras el serum se aplica el contorno de ojos. “La piel de esta zona es una de las más sensibles y delicadas del cuerpo y una de las que más cuidados requieren”, dice la experta.

El músculo orbicular del área del contorno de los ojos realiza una media de más de 10.000 parpadeos al día y, a partir de los 25 años, el colágeno y la elastina comienzan a degradarse, por lo que nuestra piel empieza a presentar los primeros signos de la edad.

Si a esto añadimos la poca irrigación y desintoxicación de la zona, es fácil explicar la aparición de las ojeras, bolsas y arrugas.

Después de estos pasos, debemos añadir un tratamiento adecuado a nuestro tipo de piel y edad.

Mascarillas y exfoliantes

La responsable de Formación de Zelens recomienda que, una o dos veces a la semana, se realice un tratamiento más profundo que nos ayude a regenerar nuestra piel. “Es necesario repararla y limpiarla en profundidad y, para ello, lo mejor es una exfoliación y aplicar, posteriormente, una mascarilla que hidrate y repare toda nuestra epidermis”, comenta Gamarra.

En casa, aconseja utilizar exfoliantes suaves de bajas concentraciones, ya que “de esa forma evitaremos irritar nuestra piel o conseguir efectos no deseados, como la sensación de picor o escozor”.

Por otro lado, las mascarillas tienen la finalidad de reparar todo el estrato córneo y aumentar las defensas de la piel.

Además, al ser ricas en principios activos muy concentrados, ayudan a reparar la piel y nutrirla intensamente.

Gamarra añade que hay mascarillas limpiadoras, hidratantes, reconstructivas y reparadoras de la luminosidad, “su uso dependerá del resultado que deseemos obtener”, e indica que se pueden alternar.

No hay que olvidar que estamos expuestos, tanto en verano como en invierno, a las radiaciones solares. La exposición excesiva a las radiaciones ultravioleta causa un envejecimiento acelerado de la piel y, el mejor aliado para evitar los efectos negativos del sol, es el una buena crema con factor de protección.

Tomado de: alo.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *